Can Roca d'Esponellà

El plato más sabroso no es el más complicado, sino el que está mejor cocinado dentro de su sencillez

Inaugurado en 1910, Can Roca d’Esponellà tiene ya más de 100 años de experiencia en el mundo de la restauración, y es que hoy día se encuentra, ni más ni menos que en manos de la la cuarta generación de cocineras de la familia Roca. Este restaurante continúa arraigado a sus orígenes, a la cocina catalana de la abuela, como la llaman algunos. Continúa cocinando muchos de sus platos en una cocina de leña como antaño se hacía, y también se sirve de un horno de carbón de encina para la brasa. Y, hay que decir que todo esto se nota en el resultado porque se puede saborear esa cocina casera, tranquila y sin prisas, como la de antes.

Can Roca d’Esponellà ofrece infinidad de fórmulas para comer: desde cuatro menús diferentes que se mantienen estables todo el año, pasando por un menú especial de Navidad y Fin de Año para llevar, por dos menús especiales de fin de semana, hasta su servicio de carta, de la que se pueden pedir bastantes platos para llevar. Otra característica interesante de este acogedor y familiar restaurante es que dispone de varios comedores privados pensados especialmente para celebraciones y cenas de grupo que pueden llegar a acoger hasta 50 personas (se necesita ser un mínimo de 5 personas para tener acceso).

Cabe destacar también que Can Roca d’Esponellà es un restaurante comprometido con la zona y con la autenticidad y la calidad de aquello que hace, es por eso que es miembro de la Marca Cuina Catalana y del Grup Gastronòmic del Pla de l’Estany, cuyo objetivo es dar a conocer los ingredientes típicos de la zona y ayudar a quienes se dedican a los productos de proximidad y artesanales.